Inicio

Entre los que niegan la existencia del concepto mismo de “derechos lingüísticos” y aquellos que, reconociéndolo, no lo entienden o lo supeditan a otros principios, tenemos en este país un serio problema de concepción sobre la gestión de la diversidad lingüística.

En Cataluña y las demás comunidades bilingües casi la totalidad de los políticos y administradores de la diversidad lingüística operan con un andamiaje conceptual, un vocabulario que huye del que debería ser el meollo de la cuestión en una sociedad contemporánea....  [Artículo de Javier Pérez López, lingüista y prof. de lengua y literatura españolas. En Crónica Global.

Interesante porque expresa bastante bien lo que sería un "consenso socialdemócrata" tolerable, muy lejos del consenso nacionalsocialista imperante y aún vigente, en el que han coincidido hasta ahora los nacionalsocialistas de todos los partidos, parafraseando a Hayek, es decir, los propiamente dichos -CIU, PNV, etc.- y los que en esta materia se asimilaron a ellos -PSOE y PP-. El artículo no expresa nuestra posición, que no damos mucha entidad a los llamados "derechos lingüísticos", salvo en el plano individual y como mera concreción, supérflua, de los derechos fundamentales de libertad y dignidad. Tampoco creemos que haya que "gestionar la diversidad lingüística", convertida en chollo y pretexto para otra excrecencia burocrática, ni en la utilidad de esos "administradores de la diversidad lingüística", el resultado de cuya gestión no será preciso ponderar]

nosentendemos

Imprescindibles