Noticias
 Ahora que estamos en plena selectividad y los alumnos (y sus padres) afectados estudian hasta la milésima su nota para ver si entran o no entran en la carrera deseada, es bueno recordar que los alumnos gallegos que hablan español y sólo usan el gallego en el examen de gallego, se encuentran en inferioridad de condiciones respecto de los alumnos españoles que no pasan por la selectividad en regiones con dos lenguas co-oficiales, los que se examinan en Madrid, Andalucia, etc, por poner un ejemplo.
En Galicia, la fase general consta de 5 exámenes entre los que se encuentra el gallego, esto es, los alumnos gallegos tienen que hacer un examen más que los estudiantes que se examinan en una comunidad en la que no exista otra lengua co-oficial. Pues bien, de esas cinco notas se extrae una media y esa media computa el 40% para la nota final. Ya es importante que los gallegos (catalanes, baleares), tengan que estudiar una asignatura más y examinarse en la selectivad de una asignatura más. Pero, además, lo habitual es que la nota de gallego sea más baja que la de lengua española para un alumno cuya lengua habitual sea el español.
Veamos las consecuencias:
Supongamos un buen alumno, que saque de nota media 8 en los cuatro primeros exámenes (sumatorio 32) y en gallego un 5 (sumatorio 37), es decir, media selectividad fase general: 37/5= 7,4. Si no computásemos la nota de gallego la media sería, como hemos dicho, un 8.
Veamos la transcendencia de tener un 8 o tener un 7,4.

Expediente bachillerato de un buen alumno, por ejemplo:  9, computa al 60%.

Nota de fase específica de la selectividad: media de 7 por poner un ejemplo de un alumno normal tirando a bueno (biología y química). Son dos asignaturas, computan el 20% de 7+7= 2,8
Nota sin gallego           = 0,4x 8,0 +0,6x 9+ 0,2 x(7+7) = 11,40
Nota total con gallego = 0,4x 7,4 +0,6x 9+ 0,2 x(7+7) = 11,16

Pues bien, 2,4 décimas de diferencia entre una nota y otra marca una gran diferencia: la de poder hacer o no poder hacer la carrera universitaria deseada.
Si un alumno español residente en Galicia quiere estudiar fuera de Galicia competirá en inferioridad de condiciones y puede verse fuera de la carrera deseada. Y viceversa, un español residente fuera de Galicia puede ocupar una plaza en Galicia en mejores condiciones que otro español que resida en Galicia y se haya examinado de gallego siendo su lengua habitual el español. Es decir, siendo todos ellos españoles, unos tienen una asignatura más en la selectividad y durante todos sus estudios  y además esa asignatura más (el idioma regional) suele perjudicar a los alumnos cuya lengua habitual sea el español. Eso se llama discriminación y desigualdad entre españoles según la región en la que residan.
Las ideas tienen consecuencias y en este caso consecuencias negativas y discriminatorias para muchos gallegos y por extensión para los residentes en regiones con lengua cooficial pero que su lengua habitual sea el español. Por eso, desde la Mesa por la Libertad Lingüística nosotros pedíamos, y seguiremos pidiendo, que examinarse en la selectividad de gallego sea una opción voluntaria, a escoger entre español o gallego. Eso también beneficiaría a aquellos alumnos cuya lengua habitual de expresión, lectura y estudio, fuese el gallego. Nadie saldría perjudicado.
Con el actual sistema hay perjudicados y los daños son relevantes. En todas aquellas carreras con notas de corte elevadas, los alumnos que se quedan fuera serán los de menor nota. Es el criterio del mérito y nada hay que objetar a ello. A lo que sí hay que objetar es a los criterios de valoración de ese mérito: por residir en Galicia o en Cataluña o en Baleares los alumnos no deben ser discriminados frente a sus competidores madrileños, andaluces, murcianos. ¿No son todos españoles?, ¿dónde está el principio de igualdad de derechos y obligaciones?.. ¿Tienen que soportar los alumnos gallegos castellanohablantes el peso de la lengua propia en sus mochilas como una rémora que les perjudique?, ¿dónde el principio de igualdad de oportunidades que se supone que se recoge en nuestro ordenamiento jurídico?

Se puede contra-argumentar que lo mismo pasaría con cualquier otra asignatura en la que el alumno tuviese una nota más baja que su media. Es así, pero eso ya sería fruto de su bajo rendimiento en sus exámenes y estudios, nada tendría que ver con la discriminación y la igualdad de oportunidades que es de lo que se trata aquí. La libertad de la persona y la igualdad de los españoles está por encima de los dogmas, en este caso, el de la lengua propia, que se  ha impuesto a la población estudiantil gallega (léase catalana, balear, etc) que no tiene más remedio que aceptarla o irse a hacer el examen de selectividad a una comunidad sin lengua "propia", ese concepto discutible por el que se ha hecho tanto daño a los derechos civiles de las personas, en este caso a los alumnos sometidos a escolarización obligatoria.